Bienvenido al sitio web de Mensaje de Paz

 

 


    

 

                  

  

Leer          

Leer       

Leer    

Conversando con el Dios Todopoderoso

Libertad

Jesús es nuestro mejor amigo. ¡Nos encanta pasar tiempo con Él!

Se cuenta la historia de una anciana pobre que vivía hace muchos años en un pueblo remoto. Su hijo había emigrado a Estados Unidos desde donde regularmente le enviaba cartas. Un día, el maestro del pueblo visitó a la anciana y ella le mostró feliz las cartas de su hijo y las lindas imágenes que siempre adjuntaba. Aunque siempre eran las mismas, ella se alegraba. Cuando el maestro las vio, le dijo: “Mujer, eso es dinero. Lo que tiene aquí son billetes, son dólares americanos. ¡Usted es rica sin saberlo!”

Nosotros nos reímos de la ignorancia de aquella anciana. Pero tal vez nos parecemos más a ella de lo que pensamos. Dios nos ha dado un tremendo privilegio: la oración. ¡Podemos acercarnos al Creador del universo y hablar con Él libremente!...

 

 

"Libertad” es una palabra que provoca un agradable hormigueo en nuestra piel. La anhelamos y la perseguimos. Como jóvenes tenemos un fuerte sentido de libertad; queremos ser independientes y determinar nosotros mismos nuestra vida; necesitamos ser libres para poder desarrollarnos.

La Biblia habla en muchas ocasiones de la libertad; así, por ejemplo, en Romanos 8:21 leemos sobre “la libertad gloriosa de los hijos de Dios”. Jesús nos promete libertad (ver Juan 8:31-32). Al mismo tiempo sabemos que la Biblia está llena de reglas y mandamientos.

¿Cómo encaja todo eso? La definición más común, que seguramente tú también utilizas, dice que “libertad” ...

Después de la escuela, camino a casa, Natalia preguntó a su amiga:
—Oye, Alison, iremos al parque a jugar, ¿qué opinas?
—Claro que sí —asintió Alison—. Pídele permiso a tu mamá y yo se lo pediré a la mía. ¿Nos encontramos allá dentro de veinte minutos? —¡Seguro! —dijo Natalia mientras corría a su casa.
Cuando llegó, encontró a su mamá limpiando el refrigerador.
—¡Hola mamá! —exclamó Natalia—. ¿Puedo ir al parque? Quiero jugar con Alison.
—¡Hola hijita! —respondió la mamá con una sonrisa—. Jugar con tu amiga en el parque está muy bien, pero ¿no me dijiste que habías planeado tu tiempo devocional con el Señor Jesús inmediatamente después de la escuela?...

Continuar

Continuar

Continuar