Bienvenido al sitio web de Mensaje de Paz

 

 


    

 

                  

  

Leer          

Leer       

Leer    

¿Dios les negó el perdón?

Decisiones

    Yo quiero ser un niño bueno y obediente. ¿Y tú?

Hace unas semanas nos llegó por WhatsApp un mensaje muy interesante. Era la pregunta de dos niñas que se dirigían a nosotros con cierta inquietud, pidiendo una explicación: “¿Por qué Dios no perdonó a Adán y Eva, si a nosotros nos perdona?”
No conozco a esas dos niñas que, a juzgar por la voz, son todavía muy pequeñas. No sé cómo se llaman ni de dónde son. Pero quiero felicitarlas por tener una mente despierta y curiosa, y por mostrar el valor de plantear su pregunta. Si acudimos a la Biblia con nuestras dudas y con el sincero anhelo de conocer la verdad, haremos grandes descubrimientos.
Quiero dedicar este número de «Mensaje de Paz» a la pregunta de esas niñas, porque el mensaje que descubriremos me parece importante para todos nosotros...

 

 

Apenas te despiertas y ya empieza. ¡Tienes que decidirte! ¿Te levantas o te giras al otro lado y dedicas unos momentos más a tu almohada? A lo mejor tienes que tomar esta decisión varias veces, hasta que –por fin- estás de pie. Ahora, ¿cómo te vas a vestir? ¿Qué quieres desayunar? ¿Qué vas a hacer con tu día? ¿Cómo reaccionarás a lo que se te presenta? ¿Qué estudiarás? ¿Con quién te casarás? ¿Y dónde pasarás la eternidad?

La vida consiste en tomar decisiones. Y las decisiones que tomas no se pueden deshacer. No puedes volver al pasado ni saber qué habría pasado si hubieras decidido de manera diferente en esa o aquella situación. Puedes hacer este ejercicio mentalmente, pero no puedes anular los hechos.
Es necesario aprender a tomar decisiones sabias...

En la tienda de la esquina, Erik había visto un hermoso coche de juguete. Todos los días soñaba con ello, pero había un problema. No tenía dinero y faltaba mucho para su cumpleaños.


-iQué suerte tienen los adultos! -pensó Erik-.Ellos tienen su dinero y pueden comprar lo que deseen.


De repente, Erik tuvo una idea ... iPodría cobrar a su mamá por todo el trabajo que hacía! Después de todo, él ayudaba bastante con las tareas de la casa. Cuanto más consideraba el asunto, mejor le parecía esa idea. iDe esta manera tendría su propio dinero!...

Continuar

Continuar

Continuar