Bienvenido al sitio web de Mensaje de Paz

 

 


    

 

                  

  

Leer          

Leer         

Leer         

Más que ganadores

Amigos

No sabemos a dónde Dios nos lleva, pero podemos confiar en Él

El fútbol nos cautiva como ningún otro deporte y despierta en nosotros las más variadas e intensas emociones. Nos hace gritar, temblar, llorar y saltar de alegría. La tensión que sentimos cuando nuestro equipo favorito está por lanzar el último penal en un partido decisivo es difícil de sobrepasar. ¿Ganaremos o perderemos?

Bill Shankley, uno de los entrenadores más famosos del fútbol británico, dijo: "Algunas personas piensan que el fútbol es una cuestión de vida o muerte. No me gusta esa actitud. Es mucho más serio que eso". Y Jorge Valdano, exfutbolista y exentrenador argentino, opinó: "El fútbol es la cosa más importante entre las cosas menos importantes"...

 

 

En la Primera Guerra Mundial, dos amigos inseparables luchaban lado a lado en una de las trincheras. Durante un ataque, uno de ellos quedó mortalmente herido en un campo plagado de obstáculos con alambre de púas. Toda el área estaba bajo un intenso fuego enemigo y hubiera sido suicida tratar de llegar a él. Sin embargo, su amigo decidió intentarlo, aunque el sargento le había ordenado quedarse en su lugar.

Algunos minutos más tarde regresó a tropezones, mortalmente herido, cargando a su amigo ya muerto en los brazos. El sargento, a la vez enfurecido y profundamente conmovido...

A sus 18 años, Gladys aceptó a Jesús como su Señor y Salvador y le entregó el control de su vida. A partir de ahí, tuvo un gran deseo de compartir el Evangelio con otras personas. Después de algunos años leyó en una revista un anuncio que le llamó la atención:

¡SE NECESITAN MISIONEROS PARA CHINA! Gladys sintió en su corazón que Dios la llamaba para ir a ese país tan lejano. Por eso se postuló a sus 27 años en una agencia misionera. Al final de un tiempo de prueba, le dijeron:

-Lo sentimos, pero no la podemos enviar a China. Creemos que usted no tiene la capacidad ni la educación...

Continuar

Continuar

Continuar